miércoles, 25 de septiembre de 2013

Almería acoge el primer despegue de un avión no tripulado para vigilar las costas




ALMERÍA.- El Aeropuerto de Almería  ha sido el escenario del primer vuelo de un 'drone' (avión no tripulado) del proyecto bautizado como 'Perseus', un sistema de control de las fronteras exteriores de la Unión Europea que incorpora los últimos avances y que permite interactuar y recibir en una única pantalla los datos que aportan diferentes sistemas de vigilancia. 

Se trata del primer vuelo de un avión sin tripulación en un aeropuerto civil europeo. Eran las 8.00 horas con el artefacto despegó desde el Alquián con el objetivo de llevar a cabo un vuelo de prueba de dos horas para el que se cerró una zona del espacio aéreo.
El objetivo fue simular la interceptación en el Mar de Alborán de una embarcación que partió desde las costas africanas y que simulaba transportar inmigrantes que pretender entrar de forma irregular en el territorio de la Unión Europea. Una operación que fue dirigida desde el centro de Coordinación para Vigilancia Marítima de Costas y Fronteras de la Guardia Civil (NCC), situado en Madrid.
Desde aquí se dieron instrucciones para que un avión CN-235 de la Guardia Civil vigile estas aguas y ofrezca información en tiempo real al centro de coordinación, mientras otro avión desarrollado por Indra y dotado con radar, sistemas de visión opto-electrónico día/noche y de identificación de buques también participa en la misión.
Cuando la supuesta embarcación con inmigrantes se acercó a la costa de Almería, el trabajo corrió a cargo del Sistema Integrado de Vigilancia Exterior (SIVE) de la Comandancia de la Guardia Civil en la capital almeriense. El buque oceánico de intervención Río Miño de la Guardia Civil, con el apoyo del avión de vigilancia marítima de Indra, concluyó el operativo.
Toda la información recogida en el Centro Nacional de Coordinación de la Guardia Civil se compartió con diferentes puntos del sistema Perseus situados en Francia, Italia y Portugal.
Así, los recursos que habitualmente llevan a cabo la vigilancia costera en Almería y el resto de costa andaluza se emplearon en un ejercicio en el que participaron unidades aéreas y marítimas para desarrollar y poner a prueba el nuevo sistema que pretende «mejorar las capacidades» y organizar de forma más eficiente los recursos humanos y tecnológicos más avanzados.
El proyecto, impulsado por Interior, en colaboración con la Guardia Civil, empresas privadas españolas, entre las que destacan Indra, Meteosim, Isdefe o EADS Casa, y organizaciones y compañías de otros once países europeos, pretende ser un «sistema de sistemas» que integre de forma inteligente todos los sistemas de vigilancia de las costas españolas y de la Unión y facilite la coordinación de todos los recursos humanos y tecnológicos para una intervención más efectiva.
Así lo indicó ayer el ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, quien fue testigo desde Madrid a la inauguración de las primeras pruebas que, según aseguró el responsable de Interior, «además de ayudar a proteger las fronteras marítimas de la Unión Europea, ayudará a controlar la inmigración, el comercio ilegal y el tráfico de personas».
Almería supuso así el primer test de Perseus, que tendrá que superar otra campaña de ejercicios el próximo año en el Mar Egeo y el canal de la Isla de Samos, con posibilidad de ser extendida al Mar Negro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario