lunes, 14 de noviembre de 2011

Clara Aguilera: "Hay países a los que deliberadamente no les preocupa nada cumplir con el acuerdo UE-Marruecos"

ALMERÍA.- La consejera andaluza de Agricultura y Pesca, Clara Aguilera, ha avanzado este lunes que va a trasladar a la Comisión Europea (CE) la alarma ante la "falta de control" en aduanas de la UE a las exportaciones hortofrutícolas de terceros países que, según ha subrayado, es uno de "graves problemas" que sufre actualmente el sector.

   "Hay estados a los que, deliberadamente, no les preocupa nada cumplir con lo estipulados en los acuerdos de asociación, lo que provoca que se multiplique el acceso de producto de terceros países con un impacto directo en las exportaciones andaluzas", ha afirmado Aguilera en declaraciones a los periodistas durante una visita a las instalaciones de la cooperativa Albentillas, en Bentarique.
   La titular del ramo se ha hecho eco de las quejas de la patronal agrícola almeriense que, en las últimas semanas, ha señalado que se está "incumpliendo" el contingente de exportación de tomate a los mercados europeos que fija el Acuerdo de Asociación UE-Marruecos, lo que se ha traducido, según han destacado, en una caída del precio en origen de la producción de la provincia.
   Así, ha indicado que es una circunstancia que "vuelve a suceder", por lo que ha reiterado que exigirá una solución al comisario europeo de Agricultura, Dacian Ciolos, el próximo 21 de noviembre en Bruselas durante la reunión en la que junto a otras ocho regiones europeas le van a trasladar propuestas para mejorar los mecanismos de gestión de mercado de cara a la reforma de la Política Agrícola Común (PAC).
   "Es un problema que ataca de manera directa a la agricultura andaluza y almeriense, a las que deja en absoluta indefensión", ha remarcado para, a continuación, augurar que "mientras que no haya control europeo en las aduanas seguirá pasando".
"No valen los controles aduaneros españoles --ha añadido-- que frenan la penetración si en otros países como Francia prevalecen los intereses con Marruecos sobre la salvaguarda del acuerdo de asociación".
   Aguilera ha hecho, asimismo, referencia al respaldo de la Junta de Andalucía a la postura que defiende este lunes ante el Consejo de Ministros de la UE la ministra de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino (MARM), Rosa Aguilar, en contra de determinados aspectos de la nueva Política Agraria Común (PAC). "Estamos de acuerdo en calificar de inadecuado el giro que se quiere dar con la tasa plana a las ayudas directas y apoyamos ese gran acuerdo nacional", ha trasladado.

Bruselas prepara una propuesta para negociar una nueva prórroga del acuerdo de pesca con Marruecos

BRUSELAS.- La comisaria europea de Pesca, Maria Damanaki, prepara una propuesta para solicitar el permiso de los Estados miembros para negociar una nueva prórroga del actual acuerdo pesquero con Marruecos, a la vista de que la ampliación actual expira el próximo 28 de febrero y de que la Eurocámara bloquea cualquier progreso por las dudas que plantea el convenio respecto al respeto de los Derechos Humanos de la población del Sáhara occidental.

   Damanaki está a la espera de que el pleno del Parlamento Europeo se pronuncie sobre la prórroga actualmente en vigor, lo que estaba previsto inicialmente en diciembre pero podría llevar algún retraso, y en función del resultado de ese voto presentará su documento, han confirmado fuentes de su departamento.
   Hasta el momento, varias comisiones europarlamentarias, entre ellas la de Presupuesto y la de Desarrollo, han votado en contra de ratificar la prórroga que, a falta del visto bueno de los eurodiputados, es "provisional" y permite a los buques comunitarios continuar su actividad en las aguas que cubre el pacto con Rabat.
   El régimen actual concede 119 licencias a la flota comunitaria --de las que un centenar son para España, sobre todo para barcos andaluces y canarios-- a cambio de una compensación de 36,1 millones de euros anuales.  
   Los ministros de Pesca de la Unión Europea han debatido este lunes en Bruselas sobre la "dimensión externa" de la Política Pesquera Común (PCP), cuya reforma negociarán durante el próximo año con Bruselas y la Eurocámara. Damanaki ha propuesto incluir en los acuerdos con terceros países nuevas cláusulas de salvaguarda para garantizar el cumplimiento de los Derechos Humanos en los países socio y para asegurar una pesca sostenible del excedente de sus recursos.
   Durante el debate con los ministros, Damanaki ha aprovechado para abordar la cuestión de Marruecos, ya que se trata de uno de los acuerdos más controvertidos, debido a los intereses económicos y estratégicos que la UE mantiene con este país y a los problemas que han surgido para renovar tanto este acuerdo de pesca como otro agrícola.
   La comisaria ha expresado su intención de "proponer un borrador de mandato de negociación al Consejo para sustituir la prórroga actual de un año sobre el protocolo", según han señalado fuentes comunitarias. Damanaki ha dicho que esta propuesta llegará "bastante pronto", aunque no ha dado más detalles de calendario ni de contenido, a la espera del pronunciamiento del Parlamento Europeo.
   En cualquier caso, ha advertido a los ministros, cualquier negociación con Rabat insistirá en tres puntos esenciales: la viabilidad económica de un convenio, la sostenibilidad de la pesca y el respeto de Derechos humanos.
   La comisaria ha repasado el estado de los acuerdos con otros terceros países y las conversaciones en curso para renovar otros, entre ellos Mauritania, Guinea Bissau, Cabo Verde o Mozambique, y ha explicado que la Unión Europea ha introducido cláusulas sobre Derechos Humanos con todos ellos.
   "Sólo Gabón rechaza por el momento esta cláusula porque consideran los acuerdos comerciales de naturaleza puramente comerciales", ha indicado Damanaki a los ministros. La ministra de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, Rosa Aguilar, ha pedido a sus socios europeos prorrogar el protocolo con este país africano, ha informado en una nota el ministerio.
   Los Veintisiete han discutido sobre otros aspectos de la dimensión exterior de la PCP y han coincidido en su mayoría en la importancia de que la Unión Europea "gane peso" y sea "más incisiva" en los foros regionales e internacionales. España y Portugal, por  su parte, han pedido a la Unión Europea un esfuerzo mayor  para defender a los buques comunitarios en aguas internacionales del peligro de la piratería, han explicado fuentes europeas.

España exige a Bruselas medidas urgentes contra la entrada de tomate marroquí

BRUSELAS.- El Gobierno ha pedido a la Comisión Europea "medidas urgentes" para reforzar los controles sobre la entrada de tomate procedente de Marruecos y ha denunciado que está entrando producto a un precio inferior al precio de entrada pactado por la UE con Rabat, lo que pone en riesgo la actividad del sector en España y otros países comunitarios.

   Así lo ha anunciado en Bruselas la ministra de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, Rosa Aguilar, que ha explicado la "necesidad urgente de que, en el marco de la Unión Europea, se adopten medidas suficientes para que haya un control exhaustivo de los tomates que están entrando de Marruecos".
   Por su parte, el comisario de Agricultura, Dacian Ciolos, no ha querido pronunciarse sobre las quejas de España hasta estudiar los detalles de la carta y ha recordado que Bruselas "no realiza controles propios en las fronteras" de la UE con el exterior.
   Es competencia de los Estados miembros realizar esos controles y, por ende, son las autoridades nacionales quienes deben notificar al Ejecutivo comunitaria irregularidades si las detectan, según ha recalcado el comisario, que se ha comprometido a que sus servicios estudiarán la carta cuando llegue a sus oficinas.
   En una carta remitida por el Ministerio español al director general de Agricultura y Desarrollo Rural del Ejecutivo comunitario, el español José Manuel Silva Rodríguez, se informa a Bruselas de la entrada de tomate marroquí al mercado comunitario a un precio inferior a los 46,1 euros por 100 kilos que la Unión Europea tiene pactado con el país magrebí.
   España ha reunido datos desde el comienzo de la campaña, el pasado 1 de octubre, y ha detectado irregularidades durante 14 días, aunque admite que los precios muestran una "ligera tendencia al alza" en las últimas fechas, ha explicado la ministra.
   La carta remitida por el Gobierno también se queja de que Marruecos ha "superado ampliamente" el contingente mensual de 10.600 toneladas que le corresponde, ya que sólo "en el mercado Saint-Charles en Perpiñán, que supone el 605 de las importaciones, se han registrado 14.000 toneladas".
   Así las cosas, Aguilar espera que "la Unión Europea actúe y active todos los mecanismos de seguimiento de precios y de control de toneladas de tomate que entran en la Unión Europea". "Estamos haciendo un esfuerzo en España, pero el esfuerzo debe ser de la Unión Europea", ha añadido.
   Por ello España reclama a la UE que actúe "con urgencia, con prontitud y con rapidez" para evitar que estas irregularidades, "por incumplimiento del acuerdo en cantidad y precio", afecten al sector productor de tomates en España.
   Finalmente, la carta concluye insistiendo en la "necesidad de revisar la regulación del control de los precios de entrada" para evitar problemas similares en el futuro.

Activistas marroquíes hacen un llamamiento a boicotear las elecciones

CASABLANCA.- Miles de activistas a favor de la democracia se manifestaron este domingo en la ciudad más grande de Marruecos para hacer un llamamiento a boicotear las elecciones parlamentarias que se realizarán en menos de dos semanas.
 
Las manifestaciones ocurren en momentos en que una delegación parlamentaria del Consejo de Europa señalaba que existe poco entusiasmo en el país al acercarse las elecciones y que había preocupación respecto al nivel de participación.
"¿Yo voy a boicotear; ¿y tú", decían calcamonías que traían muchos manifestantes mientras marchaban a través de un distrito de clase trabajadora en Casablanca.
Las elecciones parlamentarias de Marruecos serán adelantadas como parte de un proceso de reforma iniciado por el gobierno en el reino del norte de Africa, el cual es un aliado cercano de Estados Unidos.
En respuesta a manifestaciones pro democracia, parte de una ola de levantamientos populares surgidos este año en el Medio Oriente, el reino enmendó la Constitución para renunciar a algunos de sus poderes y adelantar las elecciones para el 25 de noviembre.
El movimiento pro democracia denominado Febrero 20, el cual organizó las manifestaciones, ha desestimado las reformas del rey y las próximas elecciones, las cuales considera son más de la misma "fachada de democracia" que según éste se ha practicado desde hace mucho tiempo en el reino.
"¡Marroquíes, estas elecciones son una obra de teatro!", señaló el comunicado del movimiento emitido en el marco de las manifestaciones.
Marruecos ha tenido siempre un grado de pluralismo del que carecieron alguna vez otras naciones del norte de Africa, con varios partidos compitiendo por escaños en la asamblea nacional; el rey, empero, detenta el poder supremo.