domingo, 16 de septiembre de 2018

Menos de dos horas por semana: la jornada laboral de los catedráticos de Almería

MADRID.- Los catedráticos de la Universidad de Almería apenas dan clase. Esa vieja actividad tradicional de los de su gremio, la de disertar frente a los alumnos y enseñarles la asignatura es una rareza entre los funcionarios de mayor grado de este centro educativo. Su media de horas anual es de 88. Muy por debajo que las de cualquier otra universidad española, en las que se considera que estar por debajo de 120 "ya es un escándalo". Esa actividad docente, sobre todo, recae sobre sus ayudantes: jóvenes que están preparando la tesis, revela El Confidencial.

El catedrático es una especie en vías de extinción. "Estamos casi liquidados", resume Luis Enrique Alonso, titular de la cátedra de Sociología en la Facultad de Económicas de la Universidad Autónoma de Madrid. 
"Cada vez somos menos y más viejos", prosigue. 
En el caso de la Universidad de Almería, además, lo que parece en extinción es el número de horas de clases que dan, de acuerdo al análisis de la programación lectiva de sus más de 1.300 profesores para el curso 2018-2019 reflejado en un documento interno recibido en el buzón seguro de El Confidencial
 La media en sus 11 facultades es de 88 horas anuales. Las de un ayudante doctor, 203. Una cifra extraordinariamente baja y muy sorprendente para todas las fuentes consultadas. "¡Eso no es normal en absoluto!", exclama sin poder ocultar su incredulidad un profesor titular de la Universidad Complutense. El mínimo legal son 60 horas.
"Yo es que esto no lo veo lógico, la verdad", comenta un estudiante un poco atribulado de Agronomía. "Por ejemplo, los viernes teníamos una clase de dos horas con un catedrático y ¡llegó a las 9.30 y ya nos estaba echando a las 10.15!", explica este alumno, que achaca al "pluriempleo" este absentismo de las primeras espadas de cada departamento. 
"Yo creo que hacen consultoría a empresas y cosas así y por eso no dan clase, eso es lo que pensamos los estudiantes", agrega cada vez con menos prudencia. "Los que nos dan clases son doctorandos que están preparando su tesis", continúa el chico.
Uno de estos docentes, que prefiere mantener su nombre en secreto por motivos obvios, no cree que el pluriempleo sea la causa fundamental, aunque "algunos lo harán bajo su responsabilidad, porque es ilegal". 
Este profesor achaca este "agravio comparativo con cualquier universidad" a un pacto no escrito entre los catedráticos y el rectorado: "Es un trato bajo cuerda: tú me das prebendas y me dejas en paz y yo te consigo los votos para permanecer en el poder". 
"Se trata de tener contentos a los 'capos' del campus", sentencia.
En la Universidad de Oviedo, por ejemplo, cifran en 160 horas anuales las "horas tiza" (como se conoce a la actividad propiamente docente) las que les corresponden habitualmente a los catedráticos. 
"Es normal que el catedrático tire de galones y se descargue, ¡pero no tanto!", confirman desde la Universidad de Salamanca. El número de horas máximo del que se parte es de 240. Después, según diversos factores se pueden ir sumando o restando a esa cifra estándar.
En Almería sí es normal. Incluso más. En los departamentos de Agronomía o Educación los catedráticos dan una media de 61 y 68 horas anuales respectivamente. Solo se aproximan a las horas estándar en Economía y en Derecho, con 112. Un dato que no resulta tan sorprendente. 
"Los departamentos de ciencias sociales somos los verdaderos financiadores de las universidades", explica Fernando Rubiera, profesor titular de Ciencia Económica en Oviedo. "Somos los que tenemos más alumnos, por una parte; y por la otra son alumnos que salen muy baratos no como los de ciencias, que exigen aparatos y personal de mantenimiento caro". 
En resumidas cuentas, que en estos departamentos casi nadie puede evitar las aulas. Sin embargo, incluso esas cifras están muy por debajo de lo que los catedráticos consultados consideran un mínimo: "Menos de 120 es muy extraordinario".
Pero aunque la media es claramente llamativa (por las poquísimas horas de clase), caso a caso puede estar muy justificado que un catedrático no dedique mucho de su tiempo a las aulas. 
Desde la célebre y polémica ley Wert (en referencia al que fuera ministro de Educación entre 2011 y 2015) hay una serie de "privilegios" que las distintas categorías de profesores universitarios pueden ir adquiriendo para así ver reducida su carga docente. "Básicamente, la cosa se resume en que demuestres actividad, que haces cosas, que te mueves", clarifica Rubiera.
El pacto al que alude el profesor de la UAL consiste en que primero se les van dando las horas a los becarios "hasta que estén hasta los topes y después con lo que sobra se quedan los catedráticos, que pueden ser tres horitas o nada". Un sistema muy diferente al que se utiliza en casi cualquier otro centro de educación superior. 
"Le encaloman todo al becario y las vacas sagradas se dedican a sus cosas, que puede ser investigación o leerse el 'Marca', que de todo hay", insiste. Este diario trató de ponerse en contacto sin éxito con el catedrático de Tecnología de los Alimentos José Luis Guil, reciente autor de las novelas 'Horologio' y 'Exilio en Berbería', que completa 61 horas docentes (una más del mínimo legal).

Se dejan llevar por estar en el tope

Para ello hay varias maneras. Y muchas de ellas no siempre benefician a los catedráticos. Por ejemplo, un profesor titular de la Complutense asegura que en su facultad muchos de ellos dan más de 300 horas lectivas porque "no están motivados y no hacen nada, así que al final les van poniendo más clases". De hecho, según este docente, muchos de los que están en el espectro más alto de la pirámide educativa, "se dejan llevar desde que consiguen alcanzar su tope".
Los criterios son: estar en algún proyecto europeo o de asesoramiento, acumular sexenios o dirigir tesis. Muchas de esas actividades son las que se usan para elaborar los famosos 'rankings' de universidades. La de Almería está aproximadamente en el puesto 40 en casi todos ellos. Es decir, que no destaca particularmente y más bien se encuentra en el pelotón de cola de los centros superiores universitarios españoles. 
 "Hay bastantes funciones que no son estrictamente dar clases. ¡Por ejemplo, corregir los famosos TFM estos que ahora están tan de moda!", reivindica otro catedrático. Sin embargo, otras fuentes universitarias deslizan que esas correcciones muchas veces también las hacen los ayudantes.
Desde el rectorado de la Universidad de Almería la respuesta es que no tienen esos datos disgregados. Sus clasificaciones mezclan a los profesores titulares y a los catedráticos. "No tenemos ese dato", comentan desde el departamento de comunicación. 
Aunque a través de correo electrónico dan la siguiente respuesta: "En la Universidad de Almería, el potencial docente de los catedráticos es el mismo que el resto de universidades andaluzas. Otra cuestión es que, como consecuencia de las distintas reducciones de la labor docente por ocupar cargos académicos o por investigación, la media sea inferior que su potencial docente. 
No obstante, es cierto que en ese cómputo no se incluyen determinadas actividades docentes como la dirección de trabajo final de título, que también implica horas de dedicación". El rector, Carmelo Rodríguez Torreblanca, que es de quien directamente corresponde la responsabilidad de controlar estos repartos, no pudo atender a El Confidencial.
"En la Complutense el rectorado está muy encima de estas cosas y, por ejemplo, en mi departamento los catedráticos no se descargan ni media hora", exclama un profesor titular. "En Madrid eso está muy regulado. Se pueden dar algunos casos, pero se cuentan con los dedos de las manos porque hay muchísima vigilancia de esa clase de asuntos", insiste. 
De hecho, Luis Enrique Alonso, catedrático, conoce algunos colegas a los que les sucede al contrario, que dan muchas más horas de clase de lo normal porque "están desmotivados con otras cosas y al no poder seguir progresando, no haber nada más para ascender, se han quedado estancados y acaban por tener mucha carga docente".

251 horas anuales, el récord

No es el caso de bastantes catedráticos en el departamento de Agronomía de la UAL. Estos docentes solo dan 61 horas anuales. En el otro extremo se encuentra un profesor titular de Matemáticas, Florencio Castaño, con 251 horas. Curiosamente, el catedrático que menos da también es de ese mismo departamento: Andrei Martínez con 15 horas. Por supuesto, eso no quiere decir que no esté justificado en el caso de los dos catedráticos por sus otras actividades, incluida la investigación.

Andalucía regresa al grupo de los pobres

SEVILLA.- Seis años ha estado Andalucía en el grupo de regiones en transición, aquellas cuya riqueza por habitante se sitúa en la banda templada de los territorios europeos. Bruselas ha confirmado que el PIB per cápita de la comunidad ha caído otra vez por debajo del 75% de la media de la UE, por lo cual vuelve a pasar al grupo de las regiones en desarrollo, las más pobres, aquellas que antes se denominaban de Objetivo 1, las que más ayudas reciben, según Diario de Sevilla

Sí, habrá más fondos para la creación de empleo, para las infraestructuras y para atender a los inmigrantes, pero la caída también guarda una lectura demoledora: después de haber recibido más de 100.000 millones de euros de fondos europeos, Andalucía no ha logrado converger. Diverge.
Si hubo una vez una deuda histórica, un deber económico y social que algunos territorios contrajeron con el sur, Bruselas lo ha pagado. Y con creces. Desde 1986, el momento en que España, ingresó en la entonces, Comunidad Económica Europea, Andalucía ha recibido 102.000 millones de euros. Y sin contar las ayudas europeas. 
La cifra es grandiosa: equivale a tres veces el actual Presupuesto anual de la Junta. Cuando Felipe González pactó con las grandes potencias europeas la consolidación de las políticas de cohesión para recibir más fondos a las puertas de la implantación del euros, siempre argumentaba que España los necesitaba porque su objetivo era dejar de cobrarlos un día. Por lo que respecta a Andalucía, esto no ha sucedido.
Si en 2014 la comunidad logró subir uno de esos escalones relativos que ascienden hacia la riqueza europea, la crisis económica nos ha hecho volver a los puestos de salida. Ni la mejoría de las infraestructuras ni las ayudas a la industrialización ni a la creación de empleo -éstas dos últimas, francamente, infértiles- han procurado ese gran salto. 
La debilidad de una economía sustentada en la construcción y en los créditos baratos nos ha dejado donde siempre estuvimos, junto al resto de regiones del sur de España, Italia y Grecia. A la vez que Andalucía, también Extremadura, Castilla-La Mancha y Ceuta y Melilla han regresado al grupo de las comunidades en desarrollo.

Subida del 5%

El marco comunitario que deben aprobar las autoridades europeas es el de 2021 a 2027. España recibirá 34.004 millones de euros, un 5%, y buena parte de ellos irán a Andalucía por su peso poblacional y por ser región en desarrollo, el bocado puede ser del 25%.
Para el economista Joaquín Aurioles, profesor de la Universidad de Málaga, el hecho es claramente negativo, porque "nos sitúa donde estuvimos, se ha demostrado que fue una salida falsa de ese grupo" de las más pobres. La causa que primero salta a la vista es meridiana. Andalucía, como pocas comunidades, ha sufrido una crisis financiera que derrumbó su potente sector de la construcción, lo que se tradujo en un aumento considerable del empleo, volvimos a cifras del 30%.
El PIB que mide la Comisión Europea para diferenciar las comunidades, es el PIB per cápita en paridad de poder adquisitivo, y además lo corrige con algunos datos como el desempleo, la formación educativa de la población y las tasas de inmigración.
Tal como recuerda Aurioles, cuando se pactaron estas potentes políticas de cohesión, se permitió que parte de las inversiones no sólo fueran a disminuir la brecha de productividad entre las distintas regiones y países, sino que también sirviese para mejorar el Estado del bienestar. 
Esto último fue una concesión a los países del norte, los más productivos, pero el sur también invirtió en ello. A su juicio, Andalucía se encontró en una paradoja del bienestar que ha impedido ese ajuste de productividad, porque cuenta con unos salarios similares a los de otros territorios y, además, no se ha producido un flujo emigratorio considerable, a pesar de las altas cifras de desempleo.

Emigración

Es más, cuando los andaluces han comenzado a emigrar, lo han hecho los más preparados, los jóvenes formados gracias a esas inversiones en educación.
Buena parte de las ayudas también han servido para recrecer un sector público que, en determinadas políticas, se ha mostrado ineficiente, por no decir que absolutamente estéril. Piénsese en las políticas activas de empleo y en todos los casos de corrupción en las que ha derivado -como el de los ERE y los cursos de formación-, sólo servían para repuntes coyunturales de la oferta pública de empleo. Cuando se agotaban las ayudas, se volvía a los mismos niveles de antes.
"La política regional trataba de evitar -sigue Joaquín Aurioles- tres elementos: la absorción de empresas por parte de las grandes empresas de otros países, por lo que había que restituir el tejido empresarial; la destrucción de empleo, por lo que había que restituir la empleabilidad, y conseguir un nivel medio de competitividad, por lo que había que restituir el stock de capital, y dentro de ello estaba la mejoría de las infraestructuras, aunque sea un apartado menor". 
Y su balance es el siguiente. Demoledor. "De lo primero, casi nada; de lo segundo, ahí están todos los casos de los sindicatos, los cursos y demás, y de lo tercero, poco, a excepción de la infraestructuras".
De este modo, seguimos encerrado en nuestro particular bucle. Concluye que nuestra competitividad sólo mejorará si nos diferenciamos en algunos de estos tres factores: salarios, tecnología y fiscalidad. Y por ninguno de ellos nos distinguimos, quizás los más difíciles de conseguir sea la competitividad salarial y la fiscal, ambas por causas políticas, pero el tiento en la inversión tecnológica ha sido muy mejorable.
Un caso ilustra esto. A mediados de octubre comenzó un verdadero éxodo de empresas catalanes hacia otras regiones españolas a causa de las pérdidas que causaba el riesgo de la independencia. Fueron miles, pero sólo tres decidieron trasladarse a Andalucía y porque ya contaban con instalaciones en las provincias de Córdoba y de Málaga. 
La Andalucía de las oportunidades empresariales nadie la ve fuera de nuestras fronteras regionales, no somos atractivos ni por bajos salarios ni por bajos impuestos, sino todo lo contrario, ni por una tecnología eficiente que reduzca los costes.
Para el catedrático de Economía de la Hispalense Francisco Ferraro, "no es que perdamos convergencia, estamos divergiendo, y lo que debemos preguntarnos, más allá de las causas coyunturales, es por qué crecemos menos y, en definitiva, por qué producimos menos". Los factores que determinan la producción en la literatura clásica son la riqueza de los recursos naturales, el trabajo y el capital, entendido como la inversión en cosas que produzcan cosas.
Sobre el trabajo, Ferraro es muy crítico, porque entiende que el modelo educativo andaluz, basado en el "para todos" sobre otros criterios, ha impedido una educación en excelencia y ha dado, como resultado, unos trabajadores poco cualificados. Y, por otra parte, la iniciativa empresarial, entendida como el interés personal por crear empresas, es muy limitada, muy pegada al terruño e ignorante del entorno globalizado.
Por parte del capital, es cierto que la inversión privada en Andalucía sigue siendo muy baja, por debajo del porcentaje que le corresponde por población, lo que le lleva a preguntarse por qué invierten tan poco las empresas en la comunidad.
Ésta es una pregunta esencial. No sólo su respuesta, sino su formulación, porque lo cierto es que, como antes se apuntó, las compañías no eligen a Andalucía para la inversión. Su atractivo diferencial no existe. Ni en salarios ni en tecnología ni en impuestos.

Mal gobierno

Pero Ferraro apunta a otros problemas: considera que el marco institucional no es bueno, porque ni las leyes que se promulgan son efectivas y ni la calidad del Gobierno andaluz es la adecuada. Es mala. De hecho, el índice de calidad de los gobiernos que publica la Comisión Europea (EQI) coloca a Andalucía en el puesto más bajo de España, comparable al de algunos territorios polacos y por encima de los griegos y de los del sur y centro italianos. Una de las deficiencias que Ferraro apunta, en este sentido, es la ausencia de evaluaciones de las políticas. "No se miden sus efectos, a pesar de que sabemos que hay algunas, como las de empleo, que no sirven para nada", concluye Ferraro.
Manuel Alejandro Hidalgo, profesor de Economía en la Universidad Pablo Olavide, mantiene que la salida del grupo de las comunidades en transición también puede ser coyuntural. Andalucía había sobrepasado el listón del 75% por pocas décimas hace cinco años, y son sólo un poco menos que las que pierde ahora. 
Más allá de las razones estructurales, analizadas por Ferraro y Aurioles, Hidalgo apunta a dos causas. La primera es acumulativa, los sectores en los que Andalucía estaba más especializada, como la construcción, son los que han caído más. El sector del ladrillo ha sido importante en todas las regiones, pero más en nuestra comunidad. Eso hace que Andalucía haya crecido menos que el resto del país. 
Y, además, el consumo andaluz también cayó más que en el resto, debido al incremento del desempleo, francamente grave durante los años de la crisis.

El puerto de Almería aumentó su tráfico un 11,7% hasta julio

MADRID.- El tráfico de mercancías en los puertos españoles rozó los 326 millones de toneladas en los siete primeros meses del año, un 5,2 % más que en mismo período de 2017.

Sólo en julio, el tráfico portuario se mantuvo, con un ligero descenso del 0,03 % respecto al mismo mes del ejercicio anterior, registrando 47,8 millones de toneladas transportadas, según datos de Puertos del Estado.
En el período de enero a julio, la evolución fue positiva en la mayoría de las 28 autoridades portuarias y sólo en cinco se produjeron descensos de los tráficos, el mayor en Melilla, del 25,2 %, seguido de Alicante, con uno del 16,5 %, y Gijón, con uno del 13,2 %.
También perdieron tráficos Cartagena, con una disminución del 1,9 %, y Tarragona, con una del 1,3 %, mientras que Bahía de Cádiz, se mantuvo, con un ligero descenso del 0,04 %.
El mayor repunte, del 25,8 %, lo registró Motril, hasta superar los 1,7 millones de toneladas, seguido de Barcelona, con un aumento del 16,7 % (40,5 millones); Castellón, del 12,4 % (12,2 millones); Almería, con 11,7 % más (3,9 millones), y Santander, con una subida del 11,2 % (3,3 millones).
En cifras absolutas, Bahía de Algeciras ocupó el primer lugar, con 63 millones de toneladas (un 10 % más), seguida de Valencia, con 43,5 millones (un 1,5 % más) y Barcelona.
Por tipo de productos transportados, el tráfico de mercancía general aumentó un 8 %, hasta superar los 156,3 millones de toneladas, el de graneles líquidos creció un 1,9 %, hasta los 104,4 millones, y el de graneles sólidos, un 5,2 %, hasta los 58 millones.
El tráfico de mercancías en contenedores repuntó un 8,7 %, con 102,4 millones de toneladas, en tanto que las mercancías en tránsito y en contenedores en tránsito creció un 12,3 % y un 11,3 %, respectivamente, y se situó en 85,5 millones de toneladas, en el primer caso, y en 67,4 millones, en el segundo.
El tráfico de contenedores tuvo un repunte de casi un 10 %, hasta acercarse a los 9,9 millones de TEUs (unidad equivalente a veinte pies) y el de contenedores en tránsito, del 12,6 %, hasta superar los 5,3 millones de TEUs.
El embarque de vehículos industriales cargados de mercancías avanzó un 6 %, hasta superar los 36 millones de toneladas.
El número de buques mercantes que atracaron en los puertos españoles entre enero y julio aumentó un 6,1 %, hasta 93.480 unidades.
El tráfico de pasajeros en líneas regulares y de crucero se incrementó un 7,2 %, hasta contabilizar más de 18,8 millones de personas (5,4 millones de ellos cruceristas, un 20,9 % más).

La Transición española fue la Sucesión franquista / Luis Gonzalo Segura *

Todo el aparato franquista, incluidas las élites, permanecieron tan intactas que a día de hoy son perfectamente identificables. 
El pasado 3 de septiembre el líder del Partido Popular, partido político heredero de una amalgama de formaciones franquistas, afirmó sobre el periodo conocido erróneamente como la Transición que "ni hubo ocultación, ni sometimiento, ni miedo. 

Hubo grandeza moral, sentido de la historia, reconciliación y concordia. Propondremos una ley de concordia que reivindique la Transición y derogue de facto la sectaria relectura de la historia". Pero ¿existió la modélica Transición o realmente aconteció una Sucesión franquista?

Parece increíble que toda una sociedad, la española, compuesta por varios millones de personas, en la actualidad unos 46,5 millones, y que cuenta con acceso libre a información sobre esta y muchas otras cuestiones, haya concluido de forma mayoritaria que lo ocurrido en los años posteriores a la muerte del dictador Francisco Franco fue un periodo de reconciliación y concordia denominado Transición, como afirma Pablo Casado, y no lo que realmente aconteció: la sucesión determinada por Franco. 

De hecho, en el año 2000 la abrumadora mayoría de los encuestados respondió al CIS que el Rey (Juan Carlos I) había sido la figura que más contribuyó al cambio y casi el 90% concluyó que se sentía orgulloso de la Transición.

Estoy convencido que la asunción como verídico del relato de la denominada Transición democrática española, en lugar de la acaecida Sucesión franquista, se estudiará en el futuro para conocer en profundidad cómo se construye un relato completamente ficticio y se inocula en la ciudadanía de forma tan efectiva. Mientras tanto, lo único que podemos hacer es intentar demolerlo con hechos objetivos e innegables para que la luz atisbe la verdad. Y esta, ciertamente, poco tiene que ver con la retórica oficial.

No pudo ser modélica porque fue violenta

Uno de las claves que demuestran que el periodo mencionado dista mucho de ser modélico y se acerca, paradójicamente, a lo negado por Pablo Casado (ocultación, sometimiento, miedo) es el nivel de violencia. Este periodo histórico fue el más violento de los acaecidos en Europa Occidental y el segundo más violento de toda Europa tras Rumanía. Los diferentes autores, desde Sophie Baby (El mito de la transición pacífica) hasta Xavier Casals, sostienen que entre 1975 y 1981 o 1983 hubo entre 590 y 700 muertos. La Transición griega contabilizó 29 muertos. La portuguesa menos aún.

No pudo ser de consenso porque la dirigió Juan Carlos I

Normalmente, los verdaderos periodos de transición entre regímenes autoritarios y democracias se caracterizan porque estos son dirigidos por personalidades ajenas, o al menos críticas, al régimen autoritario que queda en el pasado. Tanto si hablamos de Portugal como de Grecia, por ejemplo, es evidente que no fueron altas personalidades afines del régimen autoritario los que dirigieron sus transiciones, aunque la griega tenga sus matices y parecidos a la nuestra.

De hecho, lo normal es que las personalidades que ostentaron el poder durante las transiciones democráticas hubieran representado la oposición o, al menos, en un momento dado, se hubieran revelado militar o políticamente contra el régimen autoritario. Juan Carlos I no solo fue apadrinado por Franco, sino que llegó a ser jefe del Estado durante la dictadura y ni siquiera hoy se vislumbra contradicción o crítica alguna al dictador y genocida español. Jamás se sublevó o contrarió al Caudillo.

No se trata ni mucho menos de un rey que hubiera estado luchando contra el franquismo desde el exilio y que una vez derrocado o muerto el líder, hubiera vuelto al país y hubiera sido recibido con parabienes. Ni tan siquiera de alguien que llegado el momento organizase una revuelta o un golpe militar contra el dictador. Muchos menos podemos hablar de una personalidad que abanderase la democracia. Juan Carlos estaba en palacio mientras Franco firmaba sentencias de muerte.

No pudo ser democrática, porque no hubo juicios ni comisiones

España, a diferencia de muchos otros países, no optó por comisiones de la verdad o juicios al régimen autoritario y a los responsables del mismo. Ello resulta fundamental para que el nuevo estado pueda tener una génesis democrática completamente desprendida del pasado. España optó por la amnistía, por la amnesia colectiva. Los crímenes del franquismo jamás se juzgaron, ni tan siquiera se optó por juzgar casos individuales. En Grecia, por ejemplo, fueron múltiples los militares, incluidos altos mandos, juzgados y condenados.

No pudo ser igualitaria, porque las élites decidieron conservar el poder

Uno de los elementos que demuestran hasta qué punto se trató de una sucesión en lugar de una transición es la ausencia de igualdad. El alto nivel de aforados, la inviolabilidad jurídica del rey o la ausencia de independencia e imparcialidad de los órganos judiciales españoles y su materialización en procesos tan obscenos como el falso juicio de la Infanta Cristina, la no investigación de las múltiples denuncias por corrupción y malas prácticas de Juan Carlos I, la existencia de misterios como 'Señor X', 'Elefante Blanco' o 'M. Rajoy', el fantasma de cientos de miles de desaparecidos durante la dictadura, los miles de casos de torturas durante el postfranquismo o el uso de la justicia como instrumento de represión en Catalunya demuestran, ante todo, que no somos iguales ante la ley. Y si existe un termómetro que pueda ofrecernos la calidad democrática de un estado ese es la igualdad ante la ley.

No pudo ser fraternal porque el aparato y las élites franquistas quedaron intactos

Si bien es cierto que los periodos de transición están marcados por la continuidad de una gran parte del aparato existente durante los regímenes autoritarios, algo que se puede percibir con claridad tanto en los procesos acaecidos en Europa Occidental como en la antigua Europa Oriental, no lo es menos que en las verdaderas transiciones existe un proceso de desmantelamiento o demolición de los mismos. Resulta enormemente complejo encontrar estructuras prácticamente intactas pasados 10, 20 o 30 años.

Sin embargo, los movimientos militares acaecidos en España en el año 2006, con motivo de la negoción del 'Estatut' en Catalunya o en este agosto de 2018 por la exhumación de los restos del dictador, demuestran que las Fuerzas Armadas, si bien han vivido un proceso de modernización, no así de democratización. Y no es el único sector de la sociedad en el que se percibe: la judicatura, la Iglesia, el poder económico o los partidos políticos cuentan con una bajísima calidad democrática.

No pudo ser una transición porque fue una sucesión

En definitiva, no pudo ser una transición democrática porque fue una sucesión franquista. Una sucesión en la que todo el aparato franquista, incluidas las élites, permanecieron tan intactas que a día de hoy son perfectamente identificables.



 (*) Exteniente del Ejército de Tierra de España

sábado, 15 de septiembre de 2018

'Adif' saca de la vía muerta el AVE Murcia-Almería


MADRID.- Cada vez quedan menos piezas para completar el puzzle del corredor mediterráneo de alta velocidad. En el próximo consejo de administración de Adif, previsto para la última semana de septiembre, el administrador de las infraestructuras ferroviarias de alta velocidad españolas licitará tres de los seis tramos pendientes del trazado Murcia-Almería. Unas obras con un valor total de 443 millones de euros, según revela El Español.

Esta decisión desatasca una infraestructura sobre la que se esperaban noticias desde el pasado mes de junio, fecha que el anterior ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, anunció durante una visita a Almería para licitar los seis tramos pendientes que permitirán completar el corredor mediterráneo. Una vez lanzada esta licitación, quedaría otros tres tramos para dar por terminado el trazado. Una parte del pastel muy golosa, ya que estos contratos superarán los 700 millones de euros.
Los tres tramos que se licitarán en el próximo Consejo de Administración de Adif serán el Nonduermas-Sangonera, Los Arejos-Nijar y Nijar-Rio Andarax. Quedarán pendientes otros tres tramos: Lorca-Pulpi, la red arterial de ferrocarril de Lorca y Sangonera-Lorca.

Cambios en el proyecto

El origen de las modificaciones que ha sufrido el trazado Murcia-Almería y que han generado parte de los retrasos tienen que ver con el soterramiento de la línea a su paso por Murcia y con las expropiaciones derivadas del trazado, sobre todo las del municipio murciano de Totana, que han provocado la modificación del Sangonera-Lorca.
Un campo de batalla eminentemente político que ha catapultado la figura del actual delegado del Gobierno en Murcia, Diego Conesa. 
El mandatario socialista se ha movido como pez en el agua en ambos conflictos, lo que le ha permitido disparar su popularidad y encabezar todas las apuestas para ser el candidato del PSOE al Gobierno de Murcia en las próximas elecciones autonómicas. 
Comicios en los que las espadas están en todo lo alto con Ciudadanos, Partido Popular y PSOE peleando por ser la fuerza más votada con estrecho margen según las encuestas realizadas y en los que el AVE será uno de los elementos clave de la campaña.

AVE Madrid-Murcia en 2020

El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, visitó esta semana Murcia donde fijó la puesta en marcha de la línea de alta velocidad entre Madrid y Murcia en 2020. El mandatario también anunció la puesta en marcha de un tren híbrido que reducirá el tiempo del viaje del Madrid-Murcia hasta las tres horas y media. Un viaje que se realizará en tres horas según las estimaciones del Ministerio en el primer trimestre de 2019 con la entrada en funcionamiento de la Variante de Camarillas.

Rescatados más de 400 inmigrantes en aguas del mar de Alborán y el Estrecho

ALGECIRAS/MÁLAGA.- Un total de 414 inmigrantes han sido rescatados este sábado por Salvamento Marítimo en seis operaciones que ha desarrollado desde esta madrugada y hasta esta tarde en el estrecho de Gibraltar y, sobre todo, en el mar de Alborán.

La primera patera, con 152 inmigrantes a bordo, fue rescatada esta madrugada en el mar de Alborán y sus ocupantes fueron trasladados al puerto de Málaga.
Esta embarcación fue localizada sobre las 20.00 horas de ayer en aguas del mar de Alborán y fue rescatada por el Salvamar Mastelero.
La llegada de los inmigrantes al puerto de Málaga se produjo a las 01:15 horas, y allí se comprobó que se trataba de 132 hombres y 19 mujeres, junto a un menor de edad, todos en buen estado, por lo que solo se trasladó a una mujer embarazada al Hospital Materno Infantil de Málaga y a otra que padecía una posible fractura al Hospital Regional.
En el estrecho, Salvamento Marítimo ha rescatado esta mañana a 46 inmigrantes de origen magrebí cuando intentaban alcanzar las costas españolas a bordo de una patera.
Esta actuación se ha producido alrededor de las 10.00 horas, cuando un helicóptero de la Guardia Civil ha localizado la patera y dio parte de su presencia al Centro de Coordinación de Salvamento (CCS) Marítimo de Tarifa (Cádiz).
El buque de salvamento 'María Zambrano' acudió a rescatar a los ocupantes de la patera, 46 inmigrantes de origen magrebí, entre ellos una mujer.
A lo largo del día de hoy, también en Alborán, Salvamento Marítimo ha rescatado otras tres pateras en las que navegaban 60, 42 y 59 personas, respectivamente --un total de 161 inmigrantes más--.
El rescate más dramático ha sido el de la patera que llevaba 60 personas, que se localizó semihundida, en "situación crítica" a las ocho de la mañana.
En su búsqueda fueron movilizados el helicóptero 'Helimer 207' y la embarcación 'Guardamar Polimnia', a los que se ha sumado más tarde el avión 'Sasemar 102' al haber recibido nuevos avisos de posibles pateras en la zona.
El 'Sasemar 102' localizó esta patera a las 11:18 horas y le lanzó una balsa salvavidas.
Cuando llegaron al lugar el 'Helimer 207' y la 'Guardamar Polimnia' se encontraron a parte de los inmigrantes en la patera y a otros en la balsa lanzada por el avión.
Entre los 60 rescatados había cinco mujeres, que permanecieron a bordo de la 'Guardamar Polimnia', que junto al resto de medios desplegados continuó en búsqueda del resto de pateras.
Sobre las 15:00 horas, esta embarcación indicó al centro coordinador de Almería que había avistado otra patera, si bien poco más tarde comunicó de nuevo para informar de que en realidad se trataba de dos embarcaciones.
A las 15:42 horas ya habían sido transbordados los 42 ocupantes (34 varones y el resto mujeres) de esa nueva patera y los 59 (42 hombres y el resto mujeres) de la segunda.
Posteriormente, también en Alborán, se ha localizado esta tarde otra patera y se ha rescatado a sus 55 ocupantes, entre ellos 10 mujeres y un menor, lo que eleva a 216 el número de inmigrantes salvados en esta zona durante el día de hoy, sin contar los rescates de primera hora de la madrugada.

Sánchez contra molinos de viento / Pablo Sebastián *

Tiene gracia comprobar que el Presidente Pedro Sánchez que no cesa de enviar mensajes a los golpistas catalanes, desde su Gobierno, el PSOE y el PSC, diciendo que no hay que judicializar el desafío soberanista, ahora el mismo Sánchez pretenda judicializar sus diferencias con varios medios de comunicación enviándoles amenazantes burofax a aquellos que le acusan de plagio y de trato de favor en su tesis y ‘apto cum laude’. 

Esto de ‘matar al mensajero’ o de perseguirlo no es nuevo en España pero sorprende que Sánchez haya entrado en semejante disparate cuando solo lleva 100 días en el Gobierno, de donde dice la ministra portavoz Celaá que una conspiración de la derecha (‘judeo masónica’, imaginamos) lo quiere echar del poder. ¡Pobrecito!

O sea, campaña mediática y conspiración conservadora en solo 100 días de Gobierno cuando la única, pero legítima, conspiración para derrocar al Presidente ha sido la ‘coalición Frankenstein’ que organizó Pedro Sánchez con Pablo Iglesias, Carles Puigdemont, Oriol Junqueras e Íñigo Urkullu para echar a Mariano Rajoy de La Moncloa. 

Algo que le facilitó el propio Rajoy (no nos vamos a cansar de repetirlo) al negarse a dimitir mientras sus pupilas Santamaría y Cospedal se tiraban de los pelos en pos de la sucesión, que al final ganó Pablo Casado, otro que también anda en coplas de irregularidades en su master. 

Lo cierto es que Sánchez ya ha tenido que cesar a dos de sus ministros, Màxim Huerta y Carmen Montón (y esta por irregularidades y plagio)  y que rectificar -él y su Gobierno- un sin fin de veces. Llegando al esperpento de decir, como vino a decir su portavoz Celaá, que las 400 bombas que España ha vendido y entregará a Arabia Saudita son como cajas de bombones que el ejército saudí lanzará contra el Yemen. 

Sánchez se lanza contra la prensa conservadora como Trump en USA contra la prensa liberal. Y, como el americano también, ya ve conspiraciones de todos los colores para derribarlo por la vía de un ‘impeachment’ o forzando, como en el caso de Nixon, su dimisión. 

El problema de Sánchez está en las dudas que despierta su capacidad y la muchos de sus ministros y ministras para gobernar. Empezando por su vicepresidenta Carmen Calvo, cuyos disparates en la política ya eran harto conocidos en el Parlamento y en los medios de comunicación. 

Y lo más grave de todo esto es que Sánchez está bajando la guardia en el desafío catalán desautorizando a la Justicia y además no se percata ni reconoce la desaceleración de la economía como lo anuncia el BCE. 

Y esos sí que son problemas importantes a tener en cuenta en lugar de lanzarse al despilfarro del gasto público y al aumento sin control (pero con  claro interés electoral) del déficit y la deuda pública. Y esto de la deuda es lo que nos puede llevar, como dicen los expertos, a una nueva crisis financiera como la de 2008. 

Como la cuestión catalana puede derivar en un enfrentamiento civil, si este gobierno continúa desamparando a los catalanes demócratas y amparando a los golpistas, lo que incluye un doble error: porque los secesionistas nunca darán un paso atrás; y la Justicia española no se arredrará. 

De manera que nos preocupa y mucho la capacidad política de Sánchez y también su salud mental, porque si están viendo gigantes conspiradores y periodistas malandrines donde solo hay molinos de viento eso ya es para preocupar.


(*) Periodista


https://www.republica.com/el-manantial/2018/09/15/sanchez-contra-molinos-de-viento/

domingo, 9 de septiembre de 2018

Retiran la nacionalidad a un hombre que no pudo jurar la Constitución al no saber español

MADRID.- La Sala de lo Contencioso de la Audiencia Nacional ha anulado la concesión de la nacionalidad española a un hombre de nacionalidad marroquí a quien se le había concedido mediante una resolución del Ministerio de Justicia después de que no pudiera jurar la Constitución ya que desconocía el idioma castellano.

En su sentencia, la Sala estima el recurso por lesividad presentado por la Abogacía del Estado contra la resolución que se dictó en marzo de 2016, por la que se concedía la nacionalidad, y que fue propiciado tras recibir un oficio por parte de la jueza encargada del Registro Civil de Vera (Almería).
En su escrito, la jueza comunicaba que con ocasión del acto de juramento y de inscripción del interesado, este "no pudo jurar la Constitución Española ya que no entendía el idioma español", lo que obligó a "suspender el acto de juramento".
El hombre había solicitado dos años antes la nacionalidad, para lo que presentó una solicitud de concesión por residencia ante el Registro Civil, de modo que el expediente fue calificado y "se consideró que el interesado reunía los requisitos" para su obtención, por lo que le fue concedida.

Conocimiento del idioma e integración

El tribunal señala que, en este caso, el examen del expediente revela que la primera comparecencia ante el juez encargado del Registro Civil "no fue seguida de un examen de integración que permitiera verificar este", sino que "más bien fue una entrevista personal" lo que "no impidió la concesión de la nacionalidad".
Así, posteriormente, al formular el juramento y renuncia, el juez encargado "constató un importante déficit de la posibilidad de comprender el alcance y trascendencia del acto que se iba a realizar, lo que motivó la decisión de suspender el acto de juramento de la Constitución Española".
Según el artículo 22.4 del Código Civil, los que deseen obtener la nacionalidad española han de justificar buena conducta cívica y suficiente grado de integración en la sociedad española, en el expediente seguido al efecto conforme a las normas reguladoras del Registro Civil.
Así, la Abogacía del Estado consideró "lesiva" para los intereses públicos la concesión de la nacionalidad con el desconocimiento, puesto que la acreditación de un suficiente grado de integración en la sociedad española es uno de los requisitos para la obtención de la nacionalidad, según comparte la Sala.
En sus fundamentos, la Audiencia Nacional detalla que el conocimiento de la lengua española "es un componente del requisito del suficiente grado de integración en la sociedad española que la parte interesada debe justificar, sin perjuicio de que pueda modularse el nivel de exigencia de aquel conocimiento en función del grado de instrucción del interesado y de las demás circunstancias que concurran en el mismo".
En este sentido, apunta el tribunal que es "irrelevante" la "actitud positiva" en las relaciones sociales y la "falta de incidentes" en las mismas que pudiera invocar el solicitante, pues "no acreditan por sí solas el suficiente grado de integración", que debe justificarse "mediante la constatación del conocimiento de la lengua, la sociedad y las instituciones que conforman nuestro sistema socio-político".
"El conocimiento adecuado del idioma español es un dato de singular relevancia a la hora de valorar el suficiente grado de integración en la sociedad española que se exige para la obtención de la nacionalidad de nuestro país, aunque no suficiente 'per se' para acreditarlo", añade la Audiencia Nacional, para la que "la integración no se deduce sin más de la más o menos prolongada residencia en España, sino de la comprobación de que durante ese periodo de tiempo la actitud del residente se ha dirigido realmente a formar parte de la sociedad", lo que "difícilmente puede conseguirse si no se conoce el medio de expresión utilizado" por sus miembros.

La verdad a medias de la monarquía parlamentaria / Javier Pérez Royo *

“La forma política del Estado español es la Monarquía parlamentaria”, dice lapidariamente el artículo 1.3 de la Constitución. No debería, en consecuencia, poderse poner en cuestión que es así.

Y sin embargo, nos enteramos, por ejemplo, en información de eldiario.es publicada el pasado miércoles, que la amante del Rey Juan Carlos, Corinna, acompañada del embajador de España en Arabia Saudí, se había reunido con uno de los príncipes de la Casa Real de aquel país, en representación del Rey de España, para entablar negociaciones de naturaleza económica, en las que no queda claro dónde empiezan y acaban los intereses del Rey y los intereses del país.

Esto no es que sea imposible, sino que es inimaginable en una Monarquía Parlamentaria. Una reunión del amante de la Reina de Inglaterra o de la amante del Rey de Bélgica, acompañados del embajador correspondiente, con un príncipe saudí para hablar de negocios en representación de cualquiera de ambos monarcas, no es posible ni en una obra de ficción, porque carecería de la verosimilitud mínima para que pudiera ser efectiva.

La relevancia de la información publicada en eldiario.es, así como las informaciones que van apareciendo en este y otros medios de comunicación sobre las andanzas del Rey Juan Carlos I y Corinna, no es tanto de naturaleza penal como constitucional. Se podrá discutir si las conductas que figuran reflejadas en esas informaciones son constitutivas o no de delito y, si en el caso de que lo fueran, estarían o no protegidas por el principio de inviolabilidad del monarca, pero lo que no se puede discutir es que constitucionalmente son inaceptables, que son incompatibles con el artículo 1.3 de la Constitución.

Las conductas de las que estas publicaciones nos informan, que se refieren temporalmente a los últimos años de la ejecutoria del Rey Juan Carlos I, pero que nadie duda de que son conductas que se han venido sucediendo a lo largo de toda ella, se aproximan a la conducta de su abuelo Alfonso XIII y, en cierta medida, a la de su tatarabuela Isabel II. Son episodios propios de una Monarquía Constitucional, pero predemocrática, y no de una Monarquía parlamentaria.

Obviamente estos episodios no han sido la norma de la conducta del Rey Juan Carlos I. La Monarquía definida como “parlamentaria” en la Constitución de 1978, no es la Monarquía definida como “española” en las Constituciones de 1845 y 1876. Con la Constitución de 1978 la Monarquía ha convivido con el principio de legitimación democrática formulado en el artículo 1.2 CE. Y con un principio de legitimación democrática que ha operado como principio dominante en el sistema político. Desde esta perspectiva, la diferencia entre la Monarquía “parlamentaria” del 78 y la Monarquía “española” del 45 y del 76 es una diferencia real, no cosmética.

Por eso hablo de “verdad a medias”. En mi opinión, no cabe duda de que los elementos propios de la Monarquía parlamentaria han estado presentes durante el reinado del Rey Juan Carlos I. No cabe duda de que han estado, además, de manera dominante. Pero no de manera exclusiva y excluyente. No se ha producido la negación del principio monárquico como un principio de legitimidad, que es lo que ha ocurrido en todas las Monarquías parlamentarias sin excepción.

El Estado Constitucional democrático es compatible con una magistratura de carácter hereditario en la Jefatura del Estado. No es compatible con un principio de legitimidad monárquico que haga competencia de manera subrepticia al principio de legitimidad democrático. Esto es lo decisivo. La Democracia como forma política no puede tolerar la existencia de algún principio de legitimidad alternativo al principio democrático.

Esto es lo que no ha ocurrido nunca en la historia de España, con la excepción, obviamente, de la Segunda República. Jamás se ha extendido el poder constituyente del pueblo español a la institución monárquica. De una manera inequívoca en la Primera Restauración. Y de una manera “encubierta”, pero también inequívoca en la Segunda.  La Monarquía siempre ha sido previa e indisponible para el poder constituyente del pueblo español. 

En la Primera Restauración el Título de la Monarquía de la Constitución no se sometió siquiera a la discusión de las Cortes Constituyentes de 1876. En la Segunda no se llegó a tanto, pero el Rey Juan Carlos I, que había jurado lealtad a las Leyes Fundamentales del Régimen del general Franco, no juró nunca lealtad a la Constitución de 1978. No es ella la que me ha traído a mí, sino que soy yo el que la ha traído a ella. Con esta ambigüedad se ha organizado política y jurídicamente la democracia española.

En España tuvimos una Primera Restauración acompañada de una fórmula constitucional liberal, predemocrática, que se podía en cierta medida homologar con lo que ocurría en el constitucionalismo europeo anterior a la Primera Guerra Mundial, pero que no podía serlo después de la Gran Guerra. Su incapacidad para transitar de la Monarquía Constitucional a la Monarquía Parlamentaria la condenó de manera inexorable. De ahí que, aunque la Monarquía no desapareciera hasta 1931, desde 1917 no hizo más que vivir en un estado de agonía. 

Hemos tenido una Segunda Restauración acompañada de una fórmula constitucional democrática, que se puede homologar con lo que ocurre en el constitucionalismo europeo posterior a la Segunda Guerra Mundial, pero contaminada por restos del pasado, que vienen en parte de la vieja “Monarquía Española” y en parte de las Leyes Fundamentales del Régimen anterior. Los efectos de dicha contaminación han sido tolerables durante los primeros cuarenta años de vigencia de la Constitución, pero han dejado de serlo.

Sin un referéndum sobre la Monarquía no es posible salir de la situación a la que hemos llegado. Una democracia no puede operar con ambigüedades sobre el principio de legitimidad en el que descansa su sistema político. Las dudas tienen que ser despejadas y solamente hay una forma de hacerlo. Argumentar que, puesto que la Constitución de 1978 fue sometida a referéndum y en ella figuraba la Monarquía definida como parlamentaria, la Monarquía ya se ha sometido a referéndum, es una parte de esa verdad a medias en que nos hemos instalado.

Cuanto más tiempo se tarde en entenderlo, peor. 


(*) Catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad de Sevilla


sábado, 8 de septiembre de 2018

Rivera: "Para ganar en España hay que ganar en Andalucía"

MÁLAGA.- El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha afirmado hoy que "para ganar en España hay que ganar en Andalucía, aquí tiene que haber un cambio", por lo que ha subrayado que la comunidad andaluza se debe convertir en el "empuje que impulse el cambio en toda España".

Rivera, que ha presidido hoy en Málaga la reunión del Comité Ejecutivo del partido, junto con el candidato de C's a la Presidencia de la Junta de Andalucía, Juan Marín, un día después de que haya roto el pacto de investidura con el PSOE en Andalucía, ha asegurado que respaldar el ejecutivo de la Junta de Andalucía no fue "nada fácil", pero en aquel momento "era lo correcto".
"Hemos ofrecido un apoyo de investidura, de presupuestos y estabilidad", ha resaltado Rivera, al tiempo que ha destacado que se ha conseguido expulsar a imputados, bajar impuestos y cambiar leyes, pero "no nos vamos a convertir en una comparsa, mirando a otro lado".
Ha asegurado que 37 años de gobierno del PSOE en Andalucía son demasiados, "¡yo tengo 38!," al tiempo que ha dicho que "son muchos los andaluces que no han conocido otra cosa, la gente está harta y quieren que se les trate de manera distinta, lo que importa es la regeneración".
El presidente de Ciudadanos ha mantenido que "la falta de regeneración es lo que ha hecho que el PSOE incumpla su palabra, sus acuerdos, incumpla con los andaluces" y ha reiterado que su partido ha hecho lo correcto porque "Ciudadanos no es una comparsa metidos dentro de la Junta como han sido otros partidos, como IU, mirando para otro lado".
Ha destacado el trabajo que se ha realizado en Andalucía -"estoy muy orgulloso"-, porque no era nada fácil, ha insistido, por lo que espera que los andaluces valoren el trabajo realizado y ha recordado que la propuesta del comité andaluz para dar por roto el pacto de investidura ha sido aprobada por unanimidad por la Ejecutiva nacional.
"No se puede gobernar España dando la espalda a Andalucía, pero no por una cuestión política o electoral, que evidentemente ahí están los números; sino que hablo de emociones, de proyecto, de valores" por lo que ha incidido en que "quien quiera gobernar en España tiene que contar con Andalucía".
Rivera ha asegurado que está convencido de que España será gobernada por quien piense menos en su partido, en su silla, así que ha subrayado que este curso político no es que se la juegue Ciudadanos como partido, sino que se la juega España, "jugamos con la camiseta de España".
"Jugamos todos con lo que pase con Andalucía, con lo que pase con la municipales, autonómicas y europeas, con lo que pase en un futuro en el Gobierno de España, porque en un año los españoles van a ir a votar varias veces por ley, y van a decidir".
Ha criticado el bipartidismo, porque "no es capaz de plantar a los que quieren liquidar España" y ha pedido que se plante cara en las urnas para tener un proyecto y ha dicho que hay que dejar de pelearse "con debates del siglo XX y empezar a pensar en lo que nos une, mirar el futuro juntos y dejar de mirar el pasado".

Pasarse de la raya / José Antich *

Albert Rivera está desesperado. La suerte se le ha vuelto esquiva, el momento dulce que tenía en la política española quizás haya pasado después de la moción de censura ganada hace unos meses por Pedro Sánchez y, por ello, necesita convertir todas sus intervenciones públicas en una bronca permanente. 

Poco queda de aquel político fresco, que podía encarnar una nueva derecha, que se decía liberal, y que se abrió paso en la política española de la mano de las televisiones privadas, que le aseguraron el prime time permanente a cambio de hacer de ariete de la campaña más difamatoria, injuriosa y falsaria que se había hecho hasta la fecha contra el catalanismo político. 

Hoy es un político amargado, con un único discurso consistente en encarnar una españolidad rancia y en ocasiones ultra y joseantoniana, que hace del odio y la confrontación casi su única bandera política. 

El vergonzoso numerito que Rivera ha protagonizado este viernes en Els matins de TV3, el programa matinal que dirige y presenta Lídia Heredia, con un guión premeditado y destinado a reventar la entrevista e intentar denigrar a la televisión pública de Catalunya y sus profesionales, es impropio de un político que se pretende serio, de talante democrático y medianamente defensor de la libertad de información. No se trata de que Rivera haya criticado a la cadena, cosa, obviamente, en la que él y cualquiera están en su derecho.

 A poder ser, claro está, con pruebas, y más cuando uno tiene una responsabilidad pública. Pero para dar el salto a la calumnia se tiene que estar muy desesperado. Para enfrentarse a un periodista, casi exigiéndole que le formule unas determinadas preguntas, se tiene que estar muy desesperado. Para calificar a los Mossos de "policía política", considerar a TV3 "aparato de propaganda separatista" y convertir una entrevista en la cadena pública catalana en un plató de televisión al que se acude para realizar un spot para las televisiones españolas se tiene que estar muy desesperado.

Rivera empezó su carrera política queriendo ser un Adolfo Suárez y con quien mejor se puede comparar hoy lo que hace es con Donald Trump. Con una diferencia: calumnia igual que Trump a los periodistas pero las empresas de comunicación españolas, no todas pero la gran mayoría, en vez de denunciarlo como hacen en Estados Unidos aquí le acunan y le protegen en su actitud guerracivilista. No servirá de nada, pero ha llegado el momento de decirle, con la mayor rotundidad posible, que se está pasando de la raya. 

Que la violencia verbal que practica tendrá, esperemos, poca incidencia en una sociedad madura y democrática como la catalana, que ha respondido con cordura a la creciente escalada de provocaciones de la ultraderecha en la calle. Y que si toda su acción política consiste en arrancar lazos amarillos, desacreditar a los Mossos, calumniar a TV3, intentar que el catalán sea una lengua marginal y exigir un nuevo 155 para coger aire, es un pobre bagaje a exhibir, demasiado pobre. 


(*) Periodista y ex director de La Vanguardia 


https://www.elnacional.cat/es/editorial/jose-antich-pasarse-de-la-raya_302682_102.html

viernes, 7 de septiembre de 2018

Un archipiélago volcánico en el mar de Alborán unió África y Europa hace 6 millones de años


MADRID.- Un equipo científico del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha descubierto un archipiélago volcánico sumergido en el mar de Alborán (Almería) que unió Europa y África a través del Cabo de Gata (Almería) y el Cabo de Tres Forcas (Melilla) hace seis millones de años.

El trabajo, publicado en la revista Scientific Reports, muestra que este archipiélago sirvió de puente entre África y Europa para las migraciones de diversas especies animales y dividió el Atlántico y el Mediterráneo provocando una gran desecación en el “Mare Nostrum” hace 5 y 6 millones de años, según explica la organización en un comunicado.
El estudio revela que esta estructura surgió hace unos 10 millones de años por la actividad volcánica y emergió hasta formar un archipiélago entre la costa de lo que es hoy Melilla y Almería.
Este arco volcánico empezó a hundirse hace unos 6 millones de años por el cese del vulcanismo y el enfriamiento de la corteza en la región y terminó por desaparecer definitivamente hace 1,8 millones de años bajo el mar de Alborán.
El autor principal del estudio e investigador del Instituto Andaluz de Ciencias de la Tierra, Guillermo Booth-Rea, explica que al principio este archipiélago sirvió “como paso de fauna terrestre-acuática”, mientras que más tarde se produjo “intercambio de fauna terrestre, como camellos y conejos”.
Los patrones de especiación y divergencia genética muestran que el sudeste de Iberia fue un punto caliente de riqueza faunística que finalmente se distribuyó por el norte de África gracias al paso por el archipiélago.

C's rompe el pacto con el PSOE y aboca a un adelanto electoral en Andalucía

MÁLAGA.- El Comité Ejecutivo Nacional de Ciudadanos ha decidido por unanimidad romper el pacto de investidura con el PSOE en Andalucía, que permitió el gobierno de Susana Díaz, por los "incumplimientos" del acuerdo en materia de regeneración democrática, según ha anunciado hoy el líder de la formación en la comunidad autónoma, Juan Marín.

La decisión, debatida y aprobada esta tarde por la ejecutiva nacional en Málaga, ha sido propuesta por Marín tras la "falta de voluntad" de los socialistas a acceder a propuestas como la supresión de los aforamientos, limitar los altos cargos de libre designación, evitar las puertas giratorias o reformar la ley electoral, incluidas en el pacto de investidura que firmaron en el 2015.
"La señora Díaz y el PSOE han agotado la paciencia de los andaluces, también la de Ciudadanos", ha dicho Marín, quien entiende que ha sido el PSOE el que "ha roto el acuerdo de investidura".

Trasladan provisionalmente de "La Ballena" los objetos del niño Gabriel

ALMERÍA.- El Ayuntamiento de Almería ha trasladado de la estatua de "La Ballena" a un lugar próximo los objetos y enseres que recuerdan al niño Gabriel Cruz -asesinado presuntamente por la expareja de su padre-, aunque sin la presencia de sus progenitores al estar "emocionalmente turbados".

"Lamentamos profundamente no poder acudir en el día de hoy al traslado de 'La Ballena' por vernos emocionalmente turbados ante la situación, habiendo delegado el empeño en responsables del Ayuntamiento y amigos a los que queremos agradecer su atención y ayuda", han expuesto Ángel Cruz y Patricia Ramírez en un comunicado remitido a los medios.
Pasadas las nueve de la mañana ha comenzado la retirada de los "recuerdos y cositas que los almerienses y mucha gente de fuera que vino a dejar ese pequeño recuerdo a Gabriel en 'La Ballena'", ha manifestado la concejala de Fomento, Ana Martínez Labella.
Ha apuntado que la escultura a este cetáceo situada en la desembocadura de la Rambla Federico García Lorca se convirtió en una "especie de altar" de manera "espontánea" por parte de los ciudadanos.
Sin embargo, el Consistorio preveía unas obras para restaurar el entorno y acordó el traslado de las mismas a una estructura provisional junto al Centro de Actividades Náuticas, en Las Almadrabillas, a escasos metros del lugar que rendirá memoria al pequeño Gabriel mientras duran las intervenciones, "que se prolongarán no más allá de 20 o 30 días."
"A partir de ahí todos los objetos volverán al entorno de 'La Ballena' para que los almerienses y quienes nos visitan puedan seguir trayendo esos recuerdos para Gabriel. Que Gabriel en nuestra cabeza siempre permanezca eterno", ha dicho la edil.
Martínez Labella ha informado que además de la restauración del lugar se colocará una losa que incluirá un texto que transmita "lo que Gabriel supuso en ese momento y lo que ha supuesto en nuestras vidas".
"A partir de ahí el Ayuntamiento también está trabajando en la organización de una serie de actividades que la familia quiere realizar de manera coordinada para no herir sensibilidades de nadie", ha manifestado.
Ha señalado que la estructura provisional que ahora exhibe flores, velas, peluches, pececitos y todo tipo de estampitas y notas dedicadas a Gabriel será posiblemente trasladada al espacio de 'La Ballena', pero recuerda que "habrá que someterlo al beneplácito de Cultura al ser un entorno BIC", aunque sostiene que no habrá "un solo día en que no se tenga viva la memoria de Gabriel".
Ha subrayado la buena sintonía del Gobierno local con la familia del menor. "Gabriel fue un poquito una parte de todos nosotros y queremos sentir que realmente si hacemos algo que tenga que ver con su nombre y su memoria, tenemos que hacerlo de manera consensuada con sus padres y su familia", ha defendido.
Así, ha indicado que esta mañana Patricia le ha notificado a ella y al alcalde, Ramón Fernández-Pacheco, que no acudiría a la retirada de objetos porque "era un momento muy duro" y se había creado una "gran expectación".
"Una cosa es hacer el traslado un poco en privado; no quieren estar expuestos a los medios de comunicación y en general quieren vivir un poco más tranquilos", ha concluido.

Los dos nubarrones del sanchismo / José Javaloyes *

Sendos nubarrones se ciernen sobre el horizonte del año político que comienza. Corresponde uno a la cuestión de Cataluña, desde la recrecida indeterminación traída con las iniciativas por Pedro Sánchez respecto a Quim Torra -recadero de Carles Puigdemont- sobre los límites de tolerancia de aquel frente al soberanismo desafiante del susodicho.

Compone el otro nubarrón las insistidas pretensiones del populismo pegado a la sombra de Pedro Sánchez por causa parlamentaria, al no tener votos propios bastantes. De que una nueva base tributaria desborde el déficit pactado con la UE, y con ello restaure el tiempo oscuro de las políticas socialistas en su última edición, reproduciendo en España la cualificada pesadilla de la que acaba de salir Grecia con los cofrades populistas de Tsipras.

Otra pesadilla, la del proceso separatista catalán, es la que no acaba de concluir, por razón de los errores que no terminan de acumularse por la pretensión errónea de tomar iniciativas para parecer que se hace, aunque no conducen a parte alguna que no sea dejar las cosas mucho peor de lo que estaban. Como si el gobernar resultara también de un fatal cambio climático y no de la inepcia probada del gobernante.


(*) Periodista y abogado


martes, 4 de septiembre de 2018

La profesora de religión y moral católicas, Resurrección Galera, "feliz" y con ganas de "normalizar su vida"

ALMERÍA.- La profesora de religión católica, Resurrección Galera, que no fue renovada en el 2001 en un colegio público por decisión del Obispado de Almería tras casarse con un divorciado, se encuentra "feliz" y con ganas de "normalizar su vida" tras reincorporarse este lunes en el CEIP Ferrer Guardia.

Así lo ha manifestado su abogada, Amalia Robles, también letrada de CCOO Almería, quien sostiene que la docente está "feliz" tras haberse visto "obligada" a permanecer 17 años sin ejercer su profesión por "un hecho tan simple como casarte por lo civil con una persona a la que quieres".

Ha dicho que ha sido algo "duro" pero que ahora Galera quiere "asistir a clase, atender a sus alumnos y vivir su vida como un ciudadano más".
Asimismo ha sostenido que se ha tratado del "procedimiento más largo" que ha llevado en su carrera, a la vez de "complicado porque había muchas partes, mucha oposición y tribunales a los que recurrir", si bien muestra su satisfacción por la reincorporación de la profesora.
También ha valorado el papel del titular del Juzgado de lo Social 1 de Almería, Diego Zafra, ya que su "actuación ha sido muy importante" para impulsar y hacer que se cumpliera la sentencia dictada en el 2016 por el Tribunal Supremo (TS).
Un fallo que ordenó la readmisión de la docente tras anular en su sentencia un fallo previo del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) y declarar que la falta de llamamiento de la docente para el curso escolar 2012-2013 es constitutiva de un "despido nulo por violación de derechos fundamentes".
Ha sido un procedimiento "muy largo" según Robles, quien recuerda que ha sido preciso recurrir al Tribunal Supremo y al Constitucional hasta que al final ha sido aceptada la última sentencia de TS y se ha ejecutado "en los términos que establecía".
"La actuación del último magistrado -Diego Zafra- ha impulsado que se cumpla la sentencia, dictando resoluciones que han hecho que al final todas las partes hayan comprendido que tenían que acatarla y que Resurrección se incorporara", ha dicho.
En este sentido, ha recordado que el fallo del TS se dictó a "finales de 2016", y que para llegar a este punto han pasado casi dos años, "quizá demasiado tiempo", en los que han cambiado los jueces en este órgano judicial de Almería y en los que se han recurrido prácticamente todas las resoluciones dictadas por él.
El alto tribunal condenó al Ministerio de Educación, a la Consejería de Educación y al Obispado de Almería a "readmitirla y pagarle los salarios de tramitación que se devenguen hasta que la readmisión tenga lugar".
Galera trabajó como profesora de religión y moral católica en dos colegios públicos desde el curso 1994/95 hasta el 2000/01, prestando sus servicios para el Ministerio de Educación, a propuesta del Obispado de la Diócesis de Almería.
En septiembre del 2000 contrajo matrimonio con un divorciado, por lo que el Obispado la excluyó de la relación de profesores propuestos para el curso 2001/2002, hecho que fue denunciado en los tribunales por Galera.

El Rey recibe en la Zarzuela la Medalla de Oro de la Universidad de Almería


MADRID.- El rector de la Universidad de Almería (UAL), Carmelo Rodríguez, ha entregado hoy al Rey la Medalla de Oro de la institución durante una audiencia concedida en el Palacio de la Zarzuela a una decena de representantes de este centro académico, con motivo de su 25 aniversario.

Tras saludar a sus invitados, recibir la medalla de manos del rector y posar junto a todos ellos, don Felipe se ha reunido a puerta cerrada en el Salón de Audiencias con los diez representantes de la UAL, que han tenido ocasión de exponerle las principales actividades y proyectos de esta institución.
La UAL celebró el pasado 29 de junio el acto conmemorativo del vigésimo quinto aniversario de su fundación en 1972 como Colegio Universitario dependiente de la Universidad de Granada, condición que mantuvo hasta configurarse como institución universitaria propia en 1993.
Durante este cuarto de siglo, la Universidad de Almería ha formado a casi 45.000 titulados, con un impacto sobre la economía de su entorno que el rector cifra en unos 600 millones de euros anuales, el 5 por ciento del PIB de la provincia.

Malos datos de empleo y vientos por proa / Fernando G. Urbaneja *

La recuperaciòn de la economía cumple cinco años, desde 2013, pero ya da signos de fatiga. Los vientos de popa que empujaban el PIB (petróleo barato, tipos de interés bajos, exportaciones potentes…) han virado al sentido contrario y ahora soplan sobre la proa y restan vigor al crecimiento. Y lo hacen antes de que la curva de la recuperación haya neutralizado los efectos de la Gran Recesión.

El Ministerio de Economía apuntó en su último informe de coyuntura la debilidad de algunos indicadores anticipados (ventas en grandes superficies y comercios, exportaciones, expectativas de los agentes económicos…) simultáneos a un repunte de la inflación (IPC estabilizado, por encima del 2% anual, pese a una demanda más débil). 

Los datos del mercado de trabajo de agosto (registros de parados y de afiliación a la seguridad de social) han sido negativos, más de los esperado, que se traducirán en pérdida de algunas décimas de crecimiento para este tercer trimestre.

No se puede concluir que la recuperación ha muerto, pero sí que vamos a menos crecimiento que hará difícil recuperar esa objetivo de más de veinte millones de ocupados antes del 2020. 

Durante los seis primeros años de este siglo, los  del crecimiento, la Seguridad Social, los afiliados crecieron en 3,5 millones de personas. Los seis años siguientes (2007-13) la recesión eliminó tres millones de afiliados. Durante los cinco años siguientes (2013-18) se han recuperado 2,5 millones de afiliaciones netas, a razón de medio millón al año, una cifra importante pero insuficiente. Sobre todo si las expectativas apuntan que reaparece el miedo al futuro y por tanto la renuncia a contratar con estabilidad.

El Gobierno sostiene que ha iniciado una campaña intensa contra el fraude en la contratación y contra la precariedad. Que la inspección trabaja a fondo y descubre bolsas de fraude y mala práctica. Pues muy bien; pero quizá podría empezar por la propia casa, por la sanidad y la educación públicas donde los ahorros de costes se logran a base de precarizar.

El Ministerio ha recurrido a los aspecto más ambles de los datos de empleo, argumentan que agosto es demasiado coyuntural y que el dato interanual sigue siendo muy positivo. Es cierto, pero el viendo ha cambiado de signo y lo que antes empujaba al crecimiento ahora es contrario: hay riesgos geopolíticos, debilidad en el comercio internacional, agotamiento de la política monetaria, confusión en la política fiscal… en resumen mayor resistencia a la recuperación antes de sanar los efectos de la recesión.

Rajoy fiaba la recuperación (o el mantenimiento) del voto a la economía; Sánchez ha desdeñado (hasta ahora) el discurso económico pero se va a dar de bruces con la economía, con las expectativas insatisfechas y los riesgos de pérdida de competitividad por causas propias y ajenas, locales y externas. 

Puestos a buscar causas y excusas se puede argumentar que es por el calor… para salir del paso; pero no sirve, llegarán los fríos sin que ello suponga recuperación; los problemas vienen de otros lados.


(*) Periodista y politólogo


sábado, 11 de agosto de 2018

Mariano, el relojero de Pechina / Joaquín Abad *

No era famoso. No era ambicioso. No era creido ni egoista. Cuando lo necesitabas, allí estaba, como un ángel de la guarda, llenándote la piscina, la balsa, o ayudándote en las labores de la finca. 
 
El sábado se le despidió en la iglesia parroquial de Pechina. Aparte de su mujer y sus hijos, montones de vecinos acudieron a la ceremonina donde se les dice adiós a los que quieres, a los que estimas, a los que echarás de menos en el futuro. Porque a Mariano, el relojero de Pechina, se le echará mucho de menos. 
 
Para mi era, aparte amigo, el ángel que aperecía por El Moreal cuando lo necesitaba. Ni siquiera tenía que llamarlo. Siempre estaba cerca para acompañarme en los años de plomo. Nos sentábamos en la pérgola y comentábamos los sinsabores que a veces te flagelan sin que lo merezcas.

No, Mariano no era un político por los que muchos babean unas palmaditas. Era, lo sigue siendo donde esté, pequeño. Fuerte. Constante. Amigo de sus amigos y que sólo vívía, trabajaba, para beneficio de su familia. Aparecía en su ciclomotor cuando lo necesitabas y se marchaba en silencio cuando era la hora. 
 
El viernes, de madrugada, le llegó esa hora y sólo espero que siga ayudando desde donde esté. Porque eso es lo que hizo toda la vida. Ayudarnos. Acompañarnos. Podar nuestros árboles. Plantar nuevas cepas. Estar cuando lo necesitabas y desaparecer cuando no era necesario.

Se merece algo más que una misa aburrida donde un sacerdote relee, mecánicamente, algunos pasajes bíblicos y dice siempre lo mismo, sin énfasis, sin recordar los buenos momentos de Mariano, que tenía muchos. Hacía muchos, muchísimos, años que no entraba en un templo católico. 
 
Ahora entiendo por qué cada vez la Iglesia tiene menos fieles. Cuando hay que despedir a un amigo, no basta abrir las puertas del templo para que familia y amigos estén juntos. Falta algo, quizá eso que los evangelistas y otras sectas sí ofrecen. 
 
Calor, cercanía, y sobre todo, hablarle al que se ha marchado para que se recuerde siempre que su pasado por la tierra sirvió. Como me sirvió a mi. Como sirvió a muchos que seguro ahora están tristes porque la motillo de Mariano ya no aparecerá cuando lo necesitas. 
 


(*) Columnista