jueves, 27 de junio de 2013

Cajamar ve su previsión "sensiblemente alterada" y decide actualizar tarifas y comisiones al cliente


ALMERÍA.- El presidente de Cajamar Caja Rural, Juan de la Cruz Cárdenas, ha trasladado este jueves que las previsiones para el ejercicio 2013 de la entidad "han vuelto a verse sensiblemente alteradas" y ha advertido de que tanto el anuncio de la exigencia de capital adicional y nuevas provisiones para los créditos refinanciados como la eliminación de las cláusula suelo en las contratos hipotecarios supone "una sobrecarga de difícil digestión" que ha "obligado" a la toma de medidas "dolorosas encaminadas a la obtención de nuevos ingresos".

   En su intervención ante la asamblea general ordinaria celebrada en Vícar, Cárdenas ha enmarcado en este contexto la actualización de las tarifas y comisiones de la entidad llevada a cabo el pasado día 15 de junio, y ha subrayado que la decisión ha generado "gran incomodidad" a la caja, por lo que ha expresado el "compromiso firme de cara al futuro" de volver a la situación anterior, "reduciendo tarifas y comisiones, una vez queden superadas las circunstancias actuales".
   "Aunque siempre hemos estado entre las entidades con una política de comisiones menos exigente y más reducida, ahora nos hemos visto obligados a situarnos en línea con las demás entidades para afrontar la caída de los rendimientos por los motivos antes indicados, obtener nuevos ingresos y reducir los costes de funcionamiento que permitan reequilibrar nuevamente las cuentas. No son caprichos ni abusos, hablamos de ajustes de la entidad ante los requerimientos sobrevenidos", ha apostillado.
   En el transcurso de la asamblea, un total de 268 delegados, en representación de más de más de millón de socios, ha asistido a la presentación y aprobación de las cuentas anuales individuales y consolidadas así como el informe de gestión consolidado del Grupo Cajas Rurales Unidas correspondiente al ejercicio 2012. Asimismo, han abordado el proyecto de fusión con Caja Rural de Casinos y Crèdit València, que ya fue aprobado por sus respectivas asambleas generales celebradas los días 29 de mayo y 6 de junio, y el de Caja Rural de Canarias, que queda pendiente de la decisión que habrá de adoptar este viernes su asamblea general.
   De las tres entidades, dos formaban parte del anterior Grupo Cooperativo Cajamar, Caja Rural de Casinos desde el año 2009 y Caja Rural de Canarias desde 2011; mientras que Crèdit València estuvo integrada en el Grupo CRM antes de incorporarse el pasado mes de octubre al nuevo Grupo Cajas Rurales Unidas.
   Caja Rural de Canarias cuenta con 303 empleados y 67 oficinas, que dan servicio a 107.509 clientes de los que 25.308 son también socios. Gestiona un volumen de negocio de 1.879 millones de euros.  Crèdit València cuenta con 107 empleados y 27 oficinas, que dan servicio a sus 26 cooperativas asociadas y 82.309 clientes. Gestiona un volumen de negocio de 933 millones de euros. Caja Rural de Casinos cuenta con ocho empleados y una oficina, que dan servicio a 5.134 clientes de los que 1.896 son también socios. Gestiona un volumen de negocio de 79 millones de euros.
   Cárdenas Rodríguez se ha referido en su intervención a los tiempos "tremendamente difíciles y complicados que tanto a nuestra entidad como al conjunto del sistema financiero español nos ha tocado vivir" debido a la "prolongada" situación de crisis económica, de sus consecuencias y también de los "efectos de la política de reformas promovida por las instituciones españolas y europeas".
   Ha asegurado que, después de un "largo período de desrregulación y carencias" en la política monetaria y financiera internacional se ha pasado a la situación presente, "en la que el grado de complejidad de la política de reformas regulatorias emprendida en nuestro país ha terminado provocando la desaparición de un buen número de entidades y cuestionando la viabilidad futura de otras a corto plazo". En esta línea, ha aludido a, entre otros, los dos reales decretos de saneamiento del sistema financiero, el memorando de entendimiento y el real decreto de reestructuración y resolución de entidades de crédito.
   "Afrontar estos profundos cambios regulatorios, junto a sus correspondientes requerimientos de capital y provisiones, y hacerlo de golpe, en un solo ejercicio, de una sola vez y sin acudir a ningún tipo de ayuda pública, ha supuesto para nuestra entidad un esfuerzo considerable que, además, ha venido a coincidir con la fusión con Ruralcaja, cuyas necesidades resultaron finalmente mayores de las inicialmente previstas", ha recordado Cárdenas.
   Al hilo de esto, ha indicado que estas circunstancias pusieron a la entidad en una situación complicada durante el ejercicio pasado, que se superó, según ha subrayado, "gracias a la fortaleza de nuestros recursos propios, al patrimonio económico acumulado a lo largo de los años".
 "Afortunadamente, demostramos nuestra capacidad y solvencia, y una vez realizadas las provisiones exigidas, iniciamos una nueva etapa generando beneficios y formando parte del selecto grupo de las entidades saneadas del sistema financiero español", ha remarcado.
   Cárdenas ha manifestado que, desde Cajamar Caja Rural, se contempla "el futuro con optimismo, porque sabemos que somos capaces de superar estas contingencias, como hemos demostrado en ocasiones anteriores".
 "Nos encontramos al final de un túnel de largo recorrido, y parece que ya se empieza a ver la luz. En los próximos meses se prevé que la economía española salga de la recesión y que en 2014 inicie la senda del crecimiento, que será lento y moderado, pero se podría decir que la recuperación está en marcha", ha considerado.
   Por su parte, el consejero delegado, Manuel Yebra Sola, ha presentado el informe de gestión y las cuentas anuales individuales y consolidadas de la entidad y del Grupo correspondientes al ejercicio 2012, así como los resultados obtenidos en el primer trimestre de este año. En la información facilitada a los delegados asistentes ha recordado que 2012 se encuentra "entre los años más convulsos, ante el intenso decaimiento de la economía española, el aumento del paro hasta niveles inaceptables y la clara desconfianza en el sistema financiero español".
   Esa "desconfianza", según ha indicado, ha dado lugar "a la mayor regulación normativa del legislador en los últimos años" y a un análisis "exhaustivo" de los 14 grupos bancarios principales. En este entorno tan complejo, el negocio de balance total del Grupo, que incluye recursos mayoristas además del negocio gestionado de clientes minoristas, se encuentra próximo a los 74.000 millones de euros, tras registrar durante 2012 un crecimiento del 41,6 por ciento gracias, especialmente, a su proceso de consolidación y al objetivo de seguir financiando y apoyando a familias y pymes.
   En materia de resultados, el nuevo Grupo ha obtenido en noviembre y diciembre de 2012, sus primeros dos meses de existencia, un beneficio neto de 53,8 millones, alos que hay que sumar los 28 millones obtenidos en el primer trimestre.
   En octubre de 2012 se llevó a cabo la integración tecnológica de las entidades del Grupo CRM al Grupo Cooperativo Cajamar, y en abril de 2013 se ha completado el proceso con la integración operativa de Caja Rural de Canarias, Caixa Rural de Vila-real y Caixa Sant Vicent. 
Al tiempo, se ha continuado trabajando en otros proyectos para el ahorro de recursos y la optimización de los procedimientos de actividad en la red de sucursales para conseguir una mejora de la eficiencia mediante uso de nuevas tecnologías como el indicador de calidad comercial del cliente, la implantación del sistema de gestión operativo o mejoras en el sistema de gestión comercial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada