martes, 20 de diciembre de 2016

El Parlamento Europeo reacciona / Ángel Tomás *

El acuerdo comercial entre la Unión Europea y la Comunidad de Estados de África del Sur, aprobada en el Parlamento Europeo el pasado 14 de septiembre, autoriza la entrada de cítricos libre de aranceles a la UE, con ausencia de control fitosanitario en la salida, y el consentimiento laxo del mismo en los puertos de entrada europeos. Esto es simplemente una práctica comercial internacional escandalosamente desleal y un dumping condenado por el derecho internacional. Estas importaciones, además expanden plagas como la "Mancha Negra", la "Criptolebia Leucotreta", incluso el propio "Citrus Greening " o insecto vector, que amenazan enfermedades irreversibles y un resultado ruinoso para el agricultor, el PIB y el Patrimonio Nacional.

Un ejemplo vivo es la alerta lanzada por los agricultores confirmando que la campaña citrícola de mandarinas está siendo desastrosa en las variedades extra tempranas y de media estación, quedando en los árboles un 60% de la producción debido a la saturación de la oferta desleal procedente del exterior. El acuerdo entre la UE y Sudáfrica, ya está ocasionando estragos producidos por una oferta masiva de pésima calidad, a precios ínfimos por sus bajos costes, una política fiscal a todas luces injusta y el relajamiento, y en algunos casos carencia, de inspecciones sanitarias obligatorias. Se espera que tenga un efecto dominó en las siguientes cosechas.

Los representantes del sector de España, Italia y España, han reclamado de forma conjunta a la Comisión Europea medidas compensatorias para paliar los efectos negativos de un acuerdo irresponsable, impulsor de precios a la baja y carente de control obligatorio de plagas y enfermedades.

El acuerdo incluía la naranja y la mandarina, no el limón y el pomelo que quedaron fuera gracias a la intervención de Ailimpo (Interprofesional del limón y del pomelo), puntualizó su director general José Antonio García. La producción del pomelo es escasa, pero la del limón alcanza niveles de liderazgo por su alto consumo. Pues bien, ASAJA (Asociación de Jóvenes Agricultores de Alicante), lanza una segunda alerta alimentaria. Tras una segunda detección por presencia, en las importaciones del limón turco, de residuos del pesticida Clorpirifos del que el sistema de la UE RASFF (Food and Feed Safety Alerts) ha encontrado 0,497 mg/ kg, cuando el Límite Máximo de Residuos (LMR) de la UE en limones es de 0,20 mg/kg, ocasionando una clara amenaza real sobre el problema de control de residuos de pesticidas en el país turco.

Como consecuencia, la Asociación de Agricultores y Ganaderos de Alicante exigen controles exhaustivos, incluyendo análisis de laboratorio, por parte de las autoridades europeas a las importaciones de limones turcos. La campaña recién comenzada está bajo gran amenaza para todo el sector citrícola, de vital importancia tanto para el consumo interior como para las exportaciones y nuestra balanza exterior. La UE está exigiendo un gran esfuerzo a los agricultores mediterráneos y resulta sorprendente la flexibilidad practicada para con los residuos de terceros países. La falta de adopción de controles nos exponen a la entrada de plagas peligrosas, tanto para nuestras plantaciones como para la salud de los ciudadanos.

DAN COMIENZO LAS REACCIONES

El esfuerzo y cuantiosas gestiones llevadas a cabo por el eurodiputado español y Vicepresidente del Parlamento Europeo, Ramón Luis Valcárcel, y de su voto en contra en la aprobación del convenio que nos ocupa del pasado 14 de septiembre, no cayeron en saco roto. Valcárcel se apoyó técnicamente en los escritos del Comité de Gestión de Cítricos de Valencia, también suscritos por Asaja, Coág, Upa, el resto de Cooperativas, y la carta dirigida al Comisario de Salud y Seguridad Alimentaria, Vytenins Andriu Kaitis, por las insuficientes medidas de protección a los agricultores europeos por parte de la Comisión Europea de Agricultura, ha hecho posible una nueva Resolución, (histórica), del Parlamento Europeo en defensa de la seguridad fitosanitaria del sector citrícola.

Los eurodiputados del PE, ante las insuficientes medidas de protección a los agricultores europeos por parte de la Comisión, quieren reglas y controles más estrictos para contar con normas suficientes adecuadas contra la propagación de plagas. No podemos sentarnos a esperar impasibles ante la laxitud de la Comisión, señaló Clara Aguilera (S&D, España), que tomó el testigo para liderar la iniciativa de reclamar un enfoque más duro. En consecuencia, el PE en sesión plenaria del 15 de diciembre, aprobó el nuevo texto Resolución no legislativo sobre el Proyecto de Directiva de Ejecución que enmienda la 2000/29/EC sobre sanidad vegetal, con 463 votos a favor, 168 en contra y 3 abstenciones.

Al no tener el Parlamento capacidad de legislar sobre anexos, la Comisión deberá plantear y exigir exhaustivos controles, antes del empaquetado y a la entrada del territorio comunitario, incluyendo tratamientos en frío para matar las larvas y trazabilidad de las frutas importadas. Se trata pues, de una resolución no legislativa modificando el anterior proyecto de acto de aplicación en vigor.

Es la primera vez que el Parlamento objeta un acto de la Comisión, que está obligada a presentar un nuevo proyecto que elimine los productos importados de países contaminados. Se da el caso de que entradas de frutos inaceptables destinados a la fabricación de zumos, carentes de control, en ocasiones se expende como fresco.

El PE merece el apoyo unánime de todos los países de la Unión, que como en este caso protege la economía y supervivencia de un sector imprescindible y necesario.


(*) Economista y empresario

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada