viernes, 2 de noviembre de 2012

Gabriel Amat, el PP, el Periodismo y la libertad de expresión / Pepe Fernández

Gabriel Amat Ayllón, alcalde de Roquetas Mar, presidente del PP de Almería y Presidente de la Diputación Provincial, se ha convertido en la última semana en un personaje relevante en las Redes Sociales. Un video, grabado en julio pasado, en el contexto de la inauguración de la sede de una nueva edición del diario “Ideal” en Roquetas – con la ayuda y patrocinio de Amat y su círculo de intereses, amplio y conocido- le ha colocado como el político andaluz más seguido en Youtube en la última semana con casi 4.700 visitas acumuladas.
Allí, en el video, de forma improvisada, en un discurso entre amigos, Amat arremete contra la libertad de expresión en Internet, contra aquellos periodistas a “los que hay que quitar de en medio”; (sic) echarlos y “desprestigiarlos” ante la sociedad. Todo porque a él no le gusta lo que cuentan y opinan. En la brevedad de su discurso, el líder de la derecha almeriense, ha condensado su filosofía para manejarse en este negocio: 
-Si yo pago, yo mando en las redacciones y en sus contenidos. Y aquí no se mueve una mosca sin que yo lo autorice.
Pero la teta de las inversiones publicitarias institucionales se empequeñece y cada día son más las bocas sedientas de subvenciones a las que hay que alimentar y aunque no ataquen, tampoco se destacan esos medios por defender abiertamente al hombre más poderoso de la política almeriense. (Ahora, cuando más lo necesita, con los fiscales husmeando en sus calzoncillos) De ahí que la libertad de la Red, cuyos límites debe estar en el Código Penal, se haya convertido en una de las fuentes informativas más fiables y seguidas para miles de ciudadanos, conscientes del compadreo entre propietarios de medios y políticos. (Al dueño del Grupo Novotécnica – La Voz y Cadena SER en Almería- se le acaba de aprobar por el PP un convenio urbanístico con torre millonaria donde, en otro tiempo, hubo orden de derribo de una planta por incumplir el PGOU).
Gabriel Amat maneja desde hace años, personalmente y con habilidad contrastada, la relación con los medios de su área de influencia. Incluso llegando a lo más alto de las cúpulas mediáticas, en algunos caso a base de subvenciones propias y asociadas, donadas por esas empresas que luego presentan reformados al alza del 60%. Eso sí, siempre con la inestimable colaboración de serviles funcionarios a pie de obra y con las cervicales jodidas.
“Quitarlos de en medio”, frase políticamente incorrecta pero que a Gabriel Amat le sale del alma, porque esa es su forma de pensar y actuar. Quitó de en medio a Juan Enciso y a su banda, la mayoría de los cuales acabaron en la cárcel durante más de medio año y quitó a todo aquel que fuese una piedra en el camino a sus intereses políticos, empresariales, familiares y personales.
Una de sus ultimas “victorias” en este campo, una muesca más, es haber “quitado de en medio” a la periodista de Onda Cero El Ejido, Eva Liria Rubio, según se ha publicado en las redes sociales en estos meses. (Eva Liria fue la periodista que realmente investigó y levantó el escándalo de la “Operación Poniente” desde Onda Cero El Ejido.Un asunto, iniciado por Amat desde el PP para neutralizar a Enciso, pero que se le acabó yendo de las manos).
Por cierto, para las ofensivas contra incómodos periodistas, Gabriel Amat no actua solo, su larga mano llega a contar con notables colaboradores. Javier Arenas ha sido, sin duda, uno de sus grandes aliados en estos últimos años de virreinato del alcalde de Roquetas en Almería.
En mitad de toda esta escandalera en las redes, los grandes asesores de Amat le convencen para elevar a pleno una moción de apoyo al manifiesto de la FAPE ante la crisis generalizada en el sector periodístico. Le vendieron que, aunque el comunicado era bastante guerrillero en algunos aspectos, eso serviría para congraciarse con la profesión, bastante mosqueada tras la publicidad al video de Ideal en el acto de Roquetas.
El manifiesto, bastante extenso, concluye con la demanda de asumir política e institucionalmente los siguientes postulados:

-”Que la libertad de información se debilita cuando el periodismo se convierte en una fuente de manipulación, de sensacionalismos, de odios y de defensa de intereses ajenos al bien común.

-Que esa misma libertad queda dañada cuando se convocan ruedas de prensa sin derecho a preguntas y cuando los representantes públicos se niegan a comparecer para dar cuenta de sus actividades en el ejercicio del poder.

-Que es necesario el ejercicio responsable del periodismo por parte de periodistas y editores, basado en el cumplimiento de normas éticas y deontológicas y en valores como la integridad y el rigor.

-Que la supeditación de la ética a la dictadura de la audiencia conduce a la inmoralidad y a la ilegalidad, como nos ha demostrado en el Reino Unido el caso del News of the World.

-Que el derecho de información y la libertad de expresión pierden fuerza y eficacia cada vez que desaparece un medio.

-Que unos periodistas mal pagados, y más si no perciben salario alguno, difícilmente podrán resistir las presiones de los poderes, sean del tipo que sean, para difundir informaciones sesgadas, interesadas y en algunos casos falsas.

-Que el elevado paro en el sector está propiciando que los editores abonen cantidades humillantes a colaboradores y free lance.

-Que los Gobiernos y las instituciones no pueden mirar hacia otro lado cuando empresarios sin escrúpulos quieren convertir un espacio de libertad, como es un medio de comunicación, en un taller de esclavos ofreciendo empleos sin remuneración.

-Que el futuro del periodismo está en la calidad del contenido que elaboren los periodistas sea en el soporte que sea. Si los medios renuncian, como están haciendo, a las buenas historias, a los buenos reportajes de investigación, a las buenas crónicas de los corresponsales, poco podrán hacer para convencer al usuario de que es necesario pagar por los contenidos.

-Que las administraciones tienen que incentivar los proyectos de los periodistas emprendedores que buscan alternativas a la crisis con ideas valientes y novedosas.

-Que la defensa de la libertad de prensa, del derecho de información y del ejercicio de un periodismo digno y dignamente remunerado, atañe también a las instituciones y a los ciudadanos.

Consecuentemente, solicitamos a las instituciones que adopten este manifiesto en defensa del periodismo y que lo tramiten y aprueben como resoluciones en plenos, comisiones y otros órganos que juzguen oportunos".

A todo eso se ha comprometido a apoyar Gabriel Amat quien, desde hace años, interviene desde la política activa en el mundo de la comunicación almeriense de forma directa o indirecta. De hecho, hace años, tras su decisión de anular más inversiones publicitarias institucionales en la edición de El Mundo de Almería, fue cuando la empresa de Murga y Montoya hizo aguas definitivamente, dejando en el paro a más de treinta profesionales.
Mientras arde Internet a través de las RRSS contra la forma y manera de entender el periodismo digital por parte del presidente del PP de Almería, en la dirección regional del PP andaluz nadie se pronuncia ni matiza posiciones. Parece evidente que a Amat le sigue protegiendo en el PP-A el poderoso influjo de Javier Arenas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada